Guía Vendedor

¿Contrato una inmobiliaria?

Actualmente el mercado inmobiliario tiene una oferta muy grande de inmuebles en venta,  por lo que es determinante a la hora de vender la cartera de clientes que te puede ofrecer una agencia inmobiliaria, ya que los compradores suelen contactar con las agencias de la zona donde buscan y al tener trato con el cliente potencial comprador, sabemos cuánto está dispuesto a pagar.

Los medios de publicidad de los que nos servimos son mucho más amplios, novedosos, y pueden llegar a mucha más gente que esté buscando comprar una vivienda de las características de las que tu ofreces.

Y, por supuesto, la garantía de que la operación estará en todo momento en manos de un profesional que velará por tus intereses y para  que la operación se pueda realizar sin imprevistos.

Quiero saber lo que puede valer mi piso.

Nosotros te ayudamos a valorar adecuadamente tu inmueble.

Ello está basado en 3 criterios:

  • Criterios técnicos: Aquellos que tienen que ver con las características del inmueble y su entorno: como las infraestructuras de la zona, transportes, cercanía de colegios, centros sanitarios, zonas verdes, supermercados, comercios; diseño del edificio, la ubicación, la antigüedad, la conservación y los servicios de que dispone (ascensor, garaje, servicios de limpieza o la presencia de un portero en la comunidad), su superficie, número de dormitorios y de baños, y si se incluyen anexos tales como trasteros o garaje.
  •  Criterios de mercado: Los estudios de mercado nos indican que el precio de venta real al que se suelen vender los inmuebles de sus mismas características.
  •  Criterios excepcionales: Existen una serie de características que añaden valor al inmueble, aquellos detalles particulares que lo hacen sumamente atractivo para una persona que quiera vivir en él y que le darán más valor.

¿Qué documentación necesito? 
  •  Escritura de Propiedad.
  •  Plano de la vivienda.
  •  Cédula de Habitabilidad o Licencia de Primera Ocupación en vigor.
  •  Certificado Energético  en vigor.
  •  Último recibo del IBI (al corriente de pago).
  •  Certificado del administrador de la comunidad indicando que el inmueble está al corriente de pago. 

¿Cómo consigo la cédula de habitabilidad?

 La cédula de habitabilidad de una vivienda o licencia de primera ocupación, es un documento que acredita el cumplimento de los requisitos mínimos para que un espacio pueda ser habitado por personas a nivel de salubridad, higiene y solidez.

Está legalizada por las comunidades autónomas y caduca a los 15 años de ser emitida. En esta acreditación se regula la superficie útil, mínima, de los espacios de la vivienda así como el equipamiento mínimo que debe tener: inodoro, cocina, agua caliente, etc. Según la Ley 18/2007 este documento se exige cuando se alquila o se vende un piso y además al contratar y dar de alta los servicios de agua, luz y gas.

Si no dispone de la cédula de habitabilidad o la tiene caducada, puede contactar con un Arquitecto técnico, este realizará una inspección visual al inmueble y comprobará si cumple o no con la normativa actual.

Una vez se disponga del Certificado, se tiene que entregar a la administración que corresponda junto con el resto de documentación necesaria.

¿Qué es el certificado energético?

En cumplimiento del real decreto 235/2013, de 5 de abril, todo propietario que quiera vender o alquilar su vivienda usada (construida antes de 2007) debe contar con el certificado de eficiencia energética.

Es un documento que incluye la calificación de la eficiencia energética y el consumo de un edificio o parte de éste (vivienda, local, oficina etc.), información del procedimiento, descripción de las características energéticas y recomendaciones de mejora viables. La calificación debe registrarse en un organismo oficial de la comunidad autónoma correspondiente para que tenga el carácter de certificado.

Tiene una validez de 10 años y es el propietario el responsable de su renovación o actualización Será emitido por un técnico competente (Arquitecto, Arquitecto técnico o Ingeniero) que esté homologado a tal efecto y que será elegido libremente por el propietario.

 ¿Qué impuestos tendré que pagar? 

  •   IBI (Impuesto de Bienes Inmuebles): Es un impuesto anual, de modo que el propietario que vende su piso es el responsable de pagar el IBI del año en el que lo vende.
  •  Plusvalía municipal (Impuesto sobre el incremento del valor de los terrenos de naturaleza urbana): Tiene que pagarlo el vendedor y su importe se calcula sobre el incremento del valor experimentado por el piso durante el tiempo que ha sido propietario. Dispone de 30 días hábiles desde la fecha de la transmisión.
  •  IRPF (Impuesto de la Renta a las Personas Físicas): Si el inmueble que has vendido era su vivienda habitual,  tiene un plazo de 2 años para reinvertir los beneficios, pero si no lo hace en el primer año, debe dejar constancia en la declaración de la renta de ese año para no pagar por “ganancia patrimonial”. Podrá descontar el importe del nuevo inmueble que se compre del beneficio obtenido por la venta del suyo. Mayores de 65 años o personas en situación de dependencia severa están exentas de pagar este impuesto.